MONTOYA., B.
Normalització i estandardització.


Portada del libro "Normalització i estandardització".En lugar de centrarse únicamente en la normalización y estandarización, este libro de Brauli Montoya abarca mucho más. Este trabajo es un esfuerzo para definir los conceptos básicos de la sociolingüística actual. Asimismo, nos demuestra que el autor se ha documentado correctamente para reflejar el panorama del proceso de normalización del catalán desde finales del siglo XX hasta nuestros días, en especial, en lo que respecta al idioma, educación y medios de comunicación, sin olvidar los aspectos en los que la propia sociedad influye.

Según Brauli Montoya, en la breve historia contemporánea del catalán, la sociolingüística ha conseguido un notorio protagonismo; no obstante, los conceptos correspondientes a esa ciencia aún permanecen más confusos de lo que muchas personas desean. ¿De qué tratamos, por ejemplo, cuando hablamos de conflicto lingüístico? ¿Qué significa exactamente diglosia? ¿Qué indican los conceptos política lingüística, normalización lingüística, lengua estándar?, etc. Tanto unos conceptos como otros se han utilizado de manera equivocada en numerosas ocasiones y la confusión es aún mayor, cuando se trata de planificación lingüística, estandarización y conceptos similares. En vista de esta situación, en este trabajo de divulgación, Montoya trata de aclarar y delimitar estas nociones complicadas.

Aun cuando el título de la publicación sugiere otros aspectos, el estudio se centra en torno a la política lingüística y la planificación lingüística. Como punto de partida ha extraído una de las definiciones del término política lingüística, en concreto, la definición de Boix y Vilar que define este concepto de la siguiente manera: «la regularización de la función que ejerce cada variedad lingüística dentro del conflicto social de una determinada comunidad». De acuerdo con la prudente sugerencia de Montoya, «la política lingüística, en cambio, también se podría poner en práctica sin explicitar las acciones y/o simplemente por inhibición, actuando a favor de una de las variedades del conflicto; por tanto, el más mínimo cambio de la realidad lingüística también es política lingüística». En este sentido, la planificación lingüística es otra cuestión. Significa la política lingüística explícita e intencionada, contraria a las dos políticas lingüísticas que hemos mencionado anteriormente, esto es, implícita e inhibida. En cambio, en lo referente a las políticas lingüísticas deliberadas y formales, esos procesos suelen ser organizados, pertenecen a una voluntad política y tienen por objeto que una variedad prime por encima del resto de lenguas de la jerarquía.

En lo referente a la planificación explícita, Montoya diferencia tres aspectos: la adquisición o enseñanza de la lengua, la estructura del código lingüístico y la asignación de nuevas funciones y/o ámbitos del uso social.

Por tanto, desde las primeras páginas del libro, Montoya trata de definir los conceptos más básicos, por ejemplo, explica el origen del término planificación lingüística, indicando que se creó a mediados del siglo XX, con motivo de la necesidad de organizar la situación lingüística de los pueblos descolonizados de África y Asia; asimismo, Montoya señala que los lingüistas extranjeros fueron los protagonistas, cuya finalidad siempre había sido la estructura lingüística. Además de todo esto, el autor de este libro nos informa que especialistas de Europa y Québec crearon el término política lingüística a causa de las reivindicaciones lingüísticas allí originadas. Asimismo, nos explica otros muchos conceptos como por ejemplo, glotopolítica -sinónimo de política lingüística consolidado en Francia-, lenguas amenazadas, normalización

Respecto al significado del término normalización, Montoya expone lo siguiente: su significado es similar al término planificación lingüística, al menos entre los expertos, y en esta ocasión, el autor también hace uso de la fuente de Boix y Vilar: «significa que la normalización lingüística impulsa la sustitución lingüística en una comunidad con una lengua minoritaria, en relación al corpus, al proceso de adquisición y al uso en la sociedad». Por otro lado, en el título del libro se observa otro concepto que acompaña al término normalización: se trata de la estandarización; es decir la fase de planificación del corpus; es decir, «la normativización y lo que ello conlleva; la normativización, es el periodo de producción de un código lingüístico y la estandarización, en cambio, es la fijación de dicho código en la sociedad».

Montoya ha partido de las bases de la sociolingüística para la elaboración de este libro; al igual que el filósofo griego Epícteto, que escribió la obra titulada Enchiridion, en esta ocasión, el lingüista y profesor catalán ha querido elaborar un manual sobre sociolingüística, con la intención de deshacer los enredos, ofreciendo a todos los lectores y lectoras sencillas explicaciones de conceptos que se utilizan con frecuencia en este ámbito. 

Índice:

  • I. Els concepts fonamentals
  • II. La planificació lingüística
  • III. La normalització del català
  • IV. Bibliografía
  • V. Annex legislatiu

Características del libro:

  • Editor: Bromera, Alzira
  • Idioma: Catalán
  • Año: 2006
  • Páginas: 144
  • ISBN: 84-9824-044-1
Fecha de la última modificación: 17/06/2008